La Nueva Naturaleza la obtienes cuando naces de nuevo, mira lo que dice Jesús en la Biblia en Juan3:7: “No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.”
Al nacer de nuevo tu naturaleza será otra y delante de Dios te convertirás en justo; primeramente creyendo que Cristo pagó en la cruz por tus pecados, al mismo tiempo arrepintiéndote por lo que sabes que has hecho mal e igualmente con palabras sentidas y expresadas por tu boca invitándolo a morar en tu corazón como tu Señor y Salvador.
Si estas como estaba yo, en ese lugar, entre la espada y la pared, y sabes que solo no podrás, ya no esperes más y confía tu futuro en las manos de Dios, con todo tu corazón.
Esta es la situación:
Dios tiene un propósito de amor para tu vida. Él desea que tú vivas con paz aquí y con Él por toda la eternidad. (Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna. Juan 3:16)
Hay una dificultad y es que nuestros pecados nos separan de la gloria de Dios y nos condenan a una eternidad sin Él. (Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, Romanos 3:23)
No hay nada que por nuestro esfuerzo podamos hacer, nuestras buenas obras no pueden borrar nuestros pecados ni pueden comprar nuestra salvación. (Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Efesios 2:8-9)
Hay una solución y es Cristo, Jesús es la única solución. Su obra redentora efectuada en la cruz compró tu salvación; Él murió y resucitó al tercer día por ti Él pagó el precio en tu lugar. (En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, Efesios 1:7)
Jesús dice en Juan 14:6“Yo soy el camino, la verdad y la vida. Solamente por mí se puede llegar al Padre.”
Ahora la DECISION es tuya, y esta decisión hará que nazcas de nuevo.  Nuevamente te recuerdo que al nacer de nuevo tu naturaleza será otra y delante de Dios te convertirás en justo; primeramente creyendo que Cristo pagó en la cruz por tus pecados, al mismo tiempo arrepintiéndote por lo que sabes que has hecho mal e igualmente con palabras sentidas y expresadas por tu boca invitándolo a morar en tu corazón como tu Señor y Salvador.
Mira lo que dice Juan 5:24: “Les aseguro que quien presta atención a lo que yo digo y cree en el que me envió, tiene vida eterna; y no será condenado, pues ya ha pasado de la muerte a la vida.”
Mira lo que dice Romanos 10:9-10 “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.”
Te pregunto: ¿has creído? Recuerda que es tu decisión, nadie más lo puede hacer por ti. Esto es individual, es entre tú y Dios. Él conoce tu corazón y tus pensamientos. Si has creído y quieres aceptarlo en tu corazón y nacer de nuevo, entonces puedes decir esta oración:
Señor mi Dios, sé que soy un pecador y necesito que me perdones. Creo en mi corazón que Jesucristo es tu hijo y murió en la cruz por mis pecados resucitando al tercer día. Me arrepiento de todos mis pecados; te invito mi Cristo a venir a mi corazón; te recibo como Salvador y Señor de mi vida. Te pido que me ayudes a caminar de la mano contigo en esta nueva vida aquí en la tierra, hasta que llegue el momento de verte en el cielo. En el nombre de Jesús, Amen!
Seguramente estas llorando en este momento, no te preocupes; igualmente me pasó a mí y a todos nosotros que hacemos este paso de fe. Los bebes también lloran cuando nacen, y no importa qué edad tienes en este momento, pero eres un bebe en Cristo.
¡Felicitaciones! ¡Felicitaciones! ¡Has hecho la decisión más importante de toda tu vida!
Déjame decirte que este es el comienzo de una nueva vida, es un nuevo nacimiento y desde ahora en adelante debes alimentarte de la Palabra de Dios, leyendo la Biblia diariamente, hablando con Dios en oración y teniendo amistades con personas que aman a Dios y quieren hacer lo que le agrada a Él.
Ruego a Dios que Él te guie en este nuevo caminar y que tú te dejes guiar hacia el propósito maravilloso que Él tiene para tu vida. Por experiencia te dijo que es lo mejor que te puede pasar, caminar de la mano con el único Dios que todo lo sabe, que todo lo puede y que tiene el mejor interés en que tú progreses y triunfes en esta vida para luego pasar la eternidad con Él.
En un tiempo otra persona me enseñó a caminar de la mano con Dios en mi nueva vida. Yo lo puedo hacer por ti si así lo deseas.