Últimamente me he encontrado con personas que están pasando serias crisis en cuanto a sus finanzas y su vida en general. Se han mudado de sus lugares de origen, han cerrado sus empresas, han dejado sus familias en espera de poder ubicarse y luego poderlos buscar cuando ya estén medianamente estables.

Están intentando pero a veces les viene el desánimo y la desesperación y muchos se deprimen. Es normal que te sientas triste y que extrañes lo que un día tenías. No es fácil dejar lo conocido para adentrarse en lo desconocido. No es fácil comenzar de nuevo y tratar de levantarse cuando aparentemente no tienes a nadie de tu lado.

Yo lo sé porque también me paso a mí. Tuve que comenzar de nuevo, sola, sin familiares ni amigos y por si fuera poco con una hija pequeña. Para mí también fue duro, pero yo confiaba en mi Dios, en mi experto ayudador. Sabía que Él no me fallaría.

Si todos a tu alrededor te fallan, tienes que saber que Dios no te fallará. Él es fiel y siempre responde cuando lo buscas de todo corazón. En todo tiempo y más aún en los difíciles busco ese manual de vida (la Biblia) y me agarro de lo que está escrito allí.

Mira lo que te dice el Salmo 138:7
Aunque pase yo por grandes angustias, tú me darás vida; contra el furor de mis enemigos extenderás la mano: ¡tu mano derecha me pondrá a salvo!

Salmo 23:4
Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado;
tu vara de pastor me reconforta.

Salmo 147:11
a Él(Dios) le agradan los que lo honran,
los que confían en Su amor.

La persona que honra a Dios, quiere hacer lo que le agrada a Dios. Yo te animo a que busques a Dios de todo tu corazón, y al igual que me ayudó y me ayuda cada día de mi vida; también lo hará contigo. Dios te ayudará porque Él nos ama a todos por igual.

Salmo 146:5
Feliz quien recibe ayuda del Dios de Jacob, quien pone su esperanza en el Señor su Dios.

Te invito a poner tu esperanza en Dios, no te fallará. No me ha fallado a mí, ni te fallara a ti. Él es fiel y siempre te ayudará.

Cuando empecé mi caminar con Dios, una amiga me ayudó. Yo puedo hacer lo mismo por ti; solo escríbeme a silviatriunfadora247@gmail.com  y con mucho gusto te ayudaré.