Caminando en Victoria

Sólo se logra agarrados de la mano del Experto, nuestro trino Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo. 

Él es mi Padre, mi Abogado, mi Ayudador, mi Proveedor. Él me enseña cada día el camino que debo seguir y Él te enseñara a ti también si se lo permites. 

Yo te garantizo que siguiendo las instrucciones del Experto tú tendrás paz en tu corazón y resultados formidables como los he tenido yo.

 

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece

Filipenses 4:13

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.

Jeremías 29:11

“Conocer a Silvia es conocer de cerca la fe, la pasión por Dios, la pasión por que otros conozcan a Jesús íntimamente y sean libres. A través de las páginas de este libro, vamos a poder leer la historia de una mujer valiente, sufrida, creyente, pero sobre todo alguien que ama a Dios sobre todas las cosas. Y también una mujer de un caminar firme sin doblez y con el entendimiento de que lo mejor de Dios está por venir. Yo puedo decir, ‘Silvia, adelante, lo mejor de Dios está por venir para ti.'”

Pastor Oscar Vazquez

“Hemos, a través de los años, desarrollado una sensibilidad especial por quienes al igual que nuestras familias inmigran a este maravilloso país.  Hemos oído, sufrido y revivido las tribulaciones y el impacto que cambios políticos, económicos y sociales generan en los pueblos.

El éxodo desesperado, y algunas veces desordenado, desde Latinoamérica hacia el Norte, o cualquier otro lugar, y la angustia de dejar atrás esposas, esposos, hijos, padres y toda una vida se combinan con la ilusión de un nuevo futuro, un nuevo comienzo y la esperanza de lograr permanecer legalmente y obviamente prosperar.

Silvia llegó a nuestra organización con la esperanza de encontrar una luz que le permitiera establecerse en Estados Unidos y brindarle a su hija un porvenir más sólido y seguro.  El equipaje de  Silvia consistía de lo siguiente: buena educación, dominio del Inglés, una compañía americana dispuesta a patrocinarle y sobretodo, una actitud positiva y una inmensa fe.  La fe que emana de saber que el amor de Dios no tiene límites ni condiciones.

En efecto, han transcurrido ya más de 10 años desde nuestro contacto inicial.  Hemos mantenido nuestros lazos de amistad y nos hemos regocijado con ella y su familia al palpar los frutos de su fe.

El Señor ha sido fiel a su promesa de “…clama a mí y te responderé…”  Silvia ha entregado su testimonio en este hermoso y verídico recuento de su travesía hacia el lugar y las circunstancias que el Señor le tenía preparados.  ¿Quieres saber que tiene guardado el Señor para ti?  Háblale, ora, reconoce su Gloria, su Amor y su Misericordia.  Te responderá.”

Dr. Martin Rosenow

Abogado de Inmigración Familias y Negocios

Dios ha hecho maravillas en mi vida y lo quiere hacer contigo también.

Será de aliento para tí…   

¡Entérate de toda la historia!